Recomendados

martes, 13 de octubre de 2009

EL CENTINELA - VIGILANTE HUMOR DE CAMPAMENTO / Primer periódico paraguayo: 25 de Abril de 1867

Visite la GALERÍA DE GRABADOS
del Periódico de Guerra

El Centinela: vigilante humor de campamento

** Pocos años después de iniciada la contienda, el gobierno paraguayo tomó la decisión de impulsar el surgimiento de una prensa de guerra que, como dijimos, contribuyera a estimular la moral de la tropa y la fe en la victoria, entre otros objetivos. El primer periódico en ver la luz fue, precisamente, El Centinela. Lo hizo el 25 de abril de 1867, precediendo a Cabichuí, que nacería pocos días después, el 1 de mayo.

** Pero las diferencias entre El Centinela y Cabichuí eran algo más grandes que esos pocos días que los separaban en su creación. El primero estaba editado en la capital del Paraguay, en la imprenta Nacional y, por tanto, muy cerca del control del estado y del propio López, cuando éste estaba en el lugar, mientras que la humilde avispita gozaba de mayor libertad, al ser producida, muchas veces, en los propios campos de batalla, en escenarios dispersos y alejados. Por ese solo motivo, el discurso de El Centinela era mucho más cercano al discurso oficial y estaba en sintonía con las proclamas y directivas provenientes del gobierno. Su contenido, como el Cabichuí, contenía en muchos casos chanzas y burlas al enemigo, además de información acerca de la marcha de la guerra, pero además, se utilizaba el medio para ensalzar la figura de López, inaugurando un estilo periodístico que tendría muchos seguidores en décadas posteriores.
** El espacio dedicado al humor gráfico, en principio, fue pequeño, pero a medida que transcurrían los números, las caricaturas se agigantaban y llenaban la página. Su estilo también fue cambiando, ya que para las propuestas humorísticas, la ejecución de los dibujos apelaba a la exageración y los recursos habituales en el periodismo de la época. Mientras, las alabanzas al gobierno y al Mariscal iban acompañadas de propuestas más formales, rigurosas en lo académico, y con rastros tanto de cierta pomposidad como de romanticismo.
** La creación de estas imágenes estaba a cargo de Alejandro Ravizza, arquitecto y dibujante contratado por el gobierno paraguayo para trabajar en el país. La expresión académica de su obra se puede ver también en edificios antiguos de la ciudad de Asunción, incluyendo el propio Palacio de Gobierno.
** La realización del grabado, para su impresión, era ejecutada por otra persona: Manuel Colunga, quien transfería las ideas y dibujos de Ravizza, e intentaba respetar los recursos propios del lápiz, papel y tinta en su trabajo. Sin embargo, con la práctica y el tiempo, y con la caricatura y el humor como temas, esos condicionamientos originales dieron paso a una mayor expresividad y a un uso intensivo de los recursos de la técnica del grabado.
** Los contenidos de las piezas humorísticas hacían alusión, obviamente, al enemigo, a su cobardía muchas veces, a su desconcierto, a sus maniobras sin ton ni son, hasta al uso de recursos poco habituales en esa región del mundo, como los globos aerostáticos; a través de notas al pie del dibujo, y algunos carteles alusivos integrando la gráfica, aunque ésta podía, fácilmente, sostenerse por sí misma en la mayoría de las ocasiones. Las comparaciones con animales no estaban ausentes, desde las serpientes de tres cabezas (graficando la Triple Alianza), pasando por los monos (que generalmente representaban a los brasileños), hasta el hecho de que los propios animales de la selva combatían contra los enemigos.
** El Centinela no pudo, como el Cabichuí y Cacique Lambaré (redactado este último totalmente en guaraní, aunque sin ilustraciones), acompañar a sus lectores en los campamentos de batalla (hasta casi el último aliento de la contienda en esos casos), por más tiempo que el que le permitieron los aliados, al bombardear las posiciones de la capital paraguaya con sus escuadras y hacer casi imposible el trabajo de edición y el festejo de su primer aniversario.
** Sin embargo, aunque no llegó al año de publicación, sí cumplió con creces su cometido, y legó al humor gráfico paraguayo algunas de sus piezas más importantes y conmovedoras.

(Fuente: HISTORIA DEL HUMOR GRÁFICO EN PARAGUAY. Por ROBERTO GOIRIZ. Con la colaboración ANDRÉS COLMÁN GUTIÉRREZ y ALEXIS ÁLVAREZ. HISTORIA DEL HUMOR GRÁFICO. Directores de la colección: Armengol Tolsà Ermengol Juan García Cerrada. Coordinador: José Lorenzo Sánchez. EDITORIAL MILENIO – LLEIDA, 2008. Con la colaboración de: UNIVERSIDAD DE ALCALÁ - FUNDACIÓN GENERAL)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada