Recomendados

jueves, 1 de julio de 2010

MANUEL RIQUELME - CAMPAÑA DE LA CORDILLERA / Fuente: HÉROES. COMPENDIO DE LA GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA


CAMPAÑA DE LA CORDILLERA
Autor:
MANUEL RIQUELME
(Enlace a datos biográficos y obras
en la GALERÍA DE LETRAS del

www.portalguarani.com )

En la larga y sangrienta lucha de LOMAS VALENTINAS (del 21 al 27 de diciembre de 1868), el ejército paraguayo había sido totalmente aniquilado. El mariscal LÓPEZ retiróse a Cerro León y luego pasó a Azcurra, en plena Cordillera, en donde acampó con su escaso contingente, el l de enero de 1869. La capital de la República, con asiento en Luque, había sido trasladada provisoriamente a Piribebuy. La orden fue dada por el Mariscal poco antes de los combates de Lomas Valentinas.
El éxodo de las tropas desorganizadas, atravesando el extenso estero de Ypecuá, puede calificarse de épico, por las penurias y los peligros que tuvieron que vencer. Este sacrificio pudo haber sido catastrófico, si no hubiera actuado con acertadas disposiciones el mayor Patricio Escobar, que comandaba la expedición.
El Mariscal formó apresuradamente una nueva línea defensiva a lo largo de la cordillera de Azcurra. Claro está con reducido número de centinelas, en los puntos menos vulnerables (1).
El Mariscal creyó que los aliados maniobrarían por su flanco derecho, en la zona de Atyrá, para obligarle a librar combates definitivos, sin alternativas de escaparse hacia el norte de la Cordillera. Así se explica que se aferrara a posiciones defensivas en las cercanías de aquel pueblo. Su ala izquierda llegaba hasta el pueblo de Piribebuy. El Mariscal, con estupendo esfuerzo y firme resolución, hizo el milagro de agrupar gente venida de todos los puntos adyacentes y de poblaciones distantes, para organizar un nuevo ejército. Poco tiempo después, contaba con 12.000 hombres y 18 piezas de artillería (2).
Dentro del área de Piribebuy fue construida una cadena de trincheras, las cuales podrían contener suficiente cantidad de tropas. En esas posiciones se aprestaron, a la defensa de la plaza, unos 1.600 hombres, ocho piezas de cañones, al mando del Tte. coronel PEDRO PABLO CABALLERO.
Varios destacamentos se dedicaron a explorar la zona, especialmente las jurisdicciones de los pueblos de Cerro León, Pirayú, Tacuaral, Yuquyry y Patiño (3).
En los meses de abril y mayo de 1869, el príncipe GASTÓN conde D'Eu., yerno del emperador, que había sustituido al recién nombrado duque de CAXÍAS, ocupó algunos puntos tras breves escaramuzas y llegó hasta Pirayú y Tacuaral.
Mientras se reorganizaba el ejército en el modo que dejamos dicho, partían de Asunción seis buques, entre cañoneras y monitores, que tomaron rumbo hacia el norte con el propósito de apresar al resto de nuestra escuadrilla, de unos seis vapores, que se apresuraron en penetrar en el Manduvirá, un afluente del río Paraguay, para resguardarse de los brasileños. El Tte. VIERA, que los comandaba, hizo echar a pique el "PARAGUARÍ" en la confluencia con el Yhaguy para que los enemigos no los persiguiera. Así pudieron escaparse hasta muy cerca de Caraguatay. En este punto fueron alcanzados por sus perseguidores en donde fueron destruidos y hundidos los cinco restantes, no sin antes presentar batalla con lo poco de que aún disponían(4).
En estas operaciones actuaron también el capitán ROMUALDO NÚÑEZ y el mayor MONTIEL, con poca fortuna, pues estos tenían por misión capturar los monitores brasileños que lograron entrar en el Yhaguy, en persecución de nuestros barcos.
Después de la toma de Pirayú y Tacuaral, por el conde D'EU, se formaron grupos de excombatientes y prisioneros paraguayos, dirigidos por los jefes aliados en pro de la terminación de la guerra, con el objeto de dar la sensación de que el mismo pueblo paraguayo repudiaba a LÓPEZ. El día 25 de mayo fue enarbolada en Pirayú la bandera paraguaya. La ceremonia de la jura y entrega de la misma a las legiones paraguayas, fue presidida por el general argentino EMILIO MITRE. Ese acto dio lugar a un cambio de notas entre el mariscal LÓPEZ y el conde D'Eu (5).
(1) J.C. Centurión. "Memorias". Pág. l. Tonto IV. Con los dispersos que regresaban de Lomas Valentinas y los convalecientes de los hospitales, muchos de éstos aún no tenían sus heridas bien cicatrizadas, dio el Mariscal principio a la reorganización del ejército, sirviéndole cíe base los pocos cuerpos regulares que se habían salvado por no haber tomado parte en los últimos combates.
(2) Centurión.
(3) Centurión.
(4) Centurión.
(5) Centurión.


COMBATE DE YBYTIMÍ
En conocimiento el Mariscal de que batallones brasileños hacían continuas incursiones hacia los pueblos de Carapeguá, Quindy y Acahay, saqueando, matando y cometiendo tropelías de todo género, como los soldados del uruguayo mayor CORONADO (6), envió a estas regiones al general BERNARDINO CABALLERO. Este jefe llegó a Ybytimí en junio de 1869. No encontrando allí tropas enemigas y habiéndose enterado de que se habían marchado hacia Sapucay, inmediatamente se puso en seguimiento, con 600 de tropas, para preparar una emboscada en el lugar más ventajoso.
Esperó que pasara la columna aliada. En el momento oportuno cayó sobre ella trabándose un combate cuerpo a cuerpo, cuya peor parte la llevaron los brasileños por la sorpresa de la acción. A poco, se desbandaron, tomando el camino de Paraguarí en rápida huida. El mayor MANUEL BERNAL, que se había apostado en un llagar convenido, les cortó el paso obligándoles a pelear encarnizadamente. Ante esta situación repentina, los brasileños se dirigieron hacia los campos de Tebicuary, siendo perseguidos continuamente por las tropas de BERNAL, que les causaron pérdidas cuantiosas.
Después de este triunfo, aunque parcial, decisivo, el general CABALLERO recibió orden de volver a Azcurra.
(6) Centurión. Ob. cit., pág. 30. El mayor Coronado se hizo famoso por sus tropelías y actos sanguinarios en la región de Ñeembucú.

PIRADO o YUTY
El general brasileño PORTINHO había pasado por Encarnación con un poderoso contingente. Su plan era hostilizar la retaguardia del Mariscal. Enterado de ello, el Presidente dispuso que una tropa de 1.200 hombres marchara a detenerlo.
Este contingente llevó cuatro pequeñas piezas de artillería, encontrándose en la zona de TEBICUARY-GUAZÚ en donde libraron breves escaramuzas. Posteriormente el general PORTINHO pasó al otro lado del río, acampando en el lugar denominado PASO JARA.
El 24 de junio el coronel ROSENDO ROMERO llevó un fuerte ataque al enemigo, de cuyas consecuencias resultó un hecho verdaderamente desconcertante. Tanto atacantes como defensores se retiraron de la acción. Los brasileños, que no cayeron en cuenta de lo que pasaba, se internaron en el monte del Tebicuary hasta llegar al Paso Fleitas. Allí se encontraron con dos monitores de su escuadra que recorrían el río y los embarcaron para la Asunción. En tanto, el coronel ROMERO, agotado por las largas marchas, volvió a Caazapá, luego a San José y finalmente a Azcurra.

COMBATE DE PIRIBEBUY
En los primeros días de agosto de 1869, el ejército brasileño, acompañado de una división argentina al mando del coronel CAMPOS, con un total de 20.000 hombres, emprendió la marcha desde Pirayú llegando a Piribebuy el 10 del mismo mes. Comandaba esta unidad el conde D'EU: los otros jefes fueron el general JUAN MANUEL MENA BARRETO y el coronel de artillería MALLET (7). El jefe brasileño intimó previamente rendición al comandante PEDRO PABLO CABALLERO a lo que éste contestó: "Estoy aquí para pelear y, si es necesario, para morir, pero no para rendirme" (8). Al día siguiente, volvió a insistir el conde D'EU en su intimación, a lo que volvió a contestar negativamente el comandante Caballero.
El día 12 comenzó el terrible bombardeo de la plaza, tras lo cual cargaron la infantería y la caballería por el norte, el centro y el sur. Insistieron por el norte porque sabían que guarnecía las trincheras un escaso número de jóvenes y niños, cuya mayoría no tenía más armas que hachas y machetes. Sin embargo, en dos ocasiones fueron decididamente rechazados. En una de las embestidas fue herido el general MENA BARRETO, que poco después murió a consecuencias de la herida.
Cinco horas duró la desigual batalla, en la que pusieron los paraguayos un heroísmo sin par. Penetraron los aliados por el sur envolviendo la plaza y cayendo prisioneros el comandante CABALLERO y el mayor PATRICIO MARECOS. De los 1.600 prisioneros, quedaron solamente 500, el resto murió en la lucha encarnizada. La proporción de los combatientes fue de 1 a 12. Enterado el conde D'EU de la muerte del Gral. MENA BARRETO -a quienes unía un psicológico acercamiento- ordenó el inmediato fusilamiento del comandante CABALLERO y de MARECOS. Después las tropas entraron a sablazos en el pueblo. Cometieron toda clase de atropellos, barbaridades y crímenes. INCENDIARON EL HOSPITAL, ENCERRANDO A MUJERES, NIÑOS Y ANCIANOS HERIDOS QUE SE GUARNECIERON PENSANDO ESTAR A SALVO DE LA BARBARIE Y ESCARNIO DEL EJÉRCITO BRASILEÑO. (9)
(9) Plenamente se justifica lo dicho por el Gral. Bragueira Leal en su carta del 7 de junio de 1916 respecto a la guerra "civilizadora" del Brasil.

COMBATE DE ACOSTA ÑU
En fecha 13 de agosto de 1869, la pequeña tropa que se hallaba en Azcurra, emprendió la marcha hacia Barrero Grande. Formaba parte de la expedición un largo convoy de carretas que llevaban parte de los restos de armas de guerra, algunas provisiones y una gran cantidad de mujeres y niños andrajosos tiritando por falta de alimentos y por el frío reinante, acorde a esta estación del año.
Esta columna había logrado atravesar sin contratiempo los montes de Caacupé, y se acercaban a Barrero Grande. El 16 de agosto fue alcanzado en campo abierto por la vanguardia brasileña. El jefe paraguayo que encabezaba esas tropas era el comandante MORENO. Cuando aparecieron los numerosos contingentes enemigos de caballería, el comandante MORENO pidió ayuda, despachando un emisario al galope, al Gral. BERNARDINO CABALLERO, que se hallaba en Cerrito con algunos batallones. Este reunió a toda la gente bajo su mando, en número aproximado de 4.000 para formar una línea de defensa en el arroyo Yuquyry, afluente del río Piribebuy, en donde él llegaría para presentar combate con mejores posibilidades. Su escuálida tropa hizo frente a los 20.000 brasileños que iban empujando, combatiendo aisladamente con pequeñas escaramuzas a la caravana de carretas. Los primeros embates fueron singularmente reñidos y sangrientos en medio de una terrible confusión, en donde tanto mujeres como niños peleaban con lo que tenían. El campo de batalla se convirtió en un infierno del Dante en donde quedaron diseminados los cadáveres.
Desde la mañanita hasta las 5 de la tarde siguió el combate con empecinamiento por ambas partes. Mientras los paraguayos no podían reponer sus fuerzas, los brasileños ingresaban en los asaltos con refuerzos de hombres en gran escala.
Se retiró la tropa de CABALLERO bastante raleada, aún así tuvo ánimo para arengar a sus fuerzas casi diezmadas a pelear de nuevo, aprestándose a reiniciar el ataque. No lo pudo hacer, porque los brasileños comenzaron primero sus embestidas, librándose los choques más violentos y desproporcionados que se pueda imaginar: 1 contra 6. El Gral. CABALLERO apenas pudo escapar, dirigiéndose con unos pocos hacia la columna que marchaba hacia irás allá de Caraguatay.
En esta inmemorable batalla, la mayoría fueron los niños quienes combatían, cuya edad era entre 10 a 15 años, que se inmolaron para defenderla heredad patria, cuando casi ya no quedaban hombres para la lucha.
Para dar un ejemplo de lo que fue aquella acción damos la respuesta del comandante FLORENTINO OVIEDO, caído prisionero en combate, al Gral. PEDRA. Éste le preguntó cuál era el total de tropa que peleó bajo las órdenes de CABALLERO: "No sé, señor -respondió-, pero si usted quiere comprobar la verdad; puede ir al campo de batalla a contar los cadáveres paraguayos y agregar al número que resulte, el de los prisioneros que están presentes y tendrá el total" (10).
¡Con honor y orgullo de casta se puede afirmar que durante toda la contienda del 65 al 70, todos fueron héroes, todos fueron mártires y todos fueron paraguayos!
(10) Centurión. Ob. cit., pág. 90. Tomo IV.

.
Fuente: HÉROES. COMPENDIO DE LA GUERRA
DE LA TRIPLE ALIANZA
Por MANUEL RIQUELME
Editorial Servilibro,
Asunción, Paraguay 2008.
.
Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada