Recomendados

miércoles, 16 de junio de 2010

CÉSAR CRISTALDO DOMÍNGUEZ - LA CAMPAÑA DE HUMAITA / Fuente: LA GUERRA CONTRA LA TRIPLE ALIANZA 1864 -1870


CAMPAÑA DE HUMAITÁ
Por CÉSAR CRISTALDO DOMÍNGUEZ
(Enlace a datos biográficos y obras
En la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )
.
CAMPAÑA DE HUMAITÁ
BATALLA DE CORRALES
Esta batalla se libró el 31 DE ENERO DE 1865, cuando 450 hombres al mando de los Tenientes CELESTINO PRIETO y SATURNINO VIVEROS pasaron el río Paraná y se encontraron con 4000 soldados argentinos que los esperaban. La pésima conducción de las fuerzas argentinas, permitió que las tropas paraguayas les infligiesen una sorprendente derrota, en una batalla que duró todo el día. El mariscal López para premiar el valor y el pundonor con que se batieron las fuerzas paraguayas contra las tropas argentinas que les superaba ampliamente en número, confirió la condecoración alusiva a la Batalla de Corrales.

BATALLA DE ESTERO BELLACO
El 16 DE ABRIL DE 1866 una división brasileña mandada por el general Osorio, bajo protección de la escuadra imperial, desembarcó en territorio paraguayo. El mariscal López creyó oportuno poner en actividad a una parte de su fuerza lanzándola sobre los aliados en una operación sorpresa. En la mañana del 2 DE MAYO, 5.000 soldados comandados por el coronel JOSÉ EDUVIGIS DÍAZ cayeron sorpresivamente sobre la vanguardia de los aliados, introduciendo el espanto y la confusión, poniendo en fuga a varios regimientos y apoderándose de cañones y banderas.
La acción había alcanzado su objetivo. Pero el coronel Díaz se entusiasmó con el éxito, y en vez de retirarse antes que el grueso del ejército aliado se acercase, siguió adelante. Los aliados lograron reorganizarse y nuestras tropas fueron atacadas por fuerzas superiores. Las tropas paraguayas tuvieron que recruzar el estero Bellaco con fuertes pérdidas. En la acción perdieron los paraguayos 2.500 hombres y los aliados la misma cifra.

LA GRAN BATALLA DE TUYUTÍ
La situación al promediar el mes de mayo era de tensión y expectativa. El 20 DE MAYO el ejército aliado cruzó el Bellaco Sur y las tropas paraguayas, se retiraron más allá del Bellaco Norte. Según el coronel GEORGE THOMPSON, "la posición paraguaya era formidable". Siguiendo con la narración del coronel Thompson, "si los aliados atacaban, el mariscal López pensaba esperarlos y luego lanzar 10.000 hombres sobre la retaguardia enemiga por un camino abierto a través del bosque. Este plan hubiese sido coronado por éxito pero lamentablemente se lo cambió".
Según el historiador Julio César Chaves, el mariscal López decidió dar un golpe de mano y resolvió pasar a la ofensiva. La estrategia del mariscal López se esbozó de la siguiente manera:
1° Tres fuertes columnas atacarían por la derecha, centro, y la izquierda.
2° Una cuarta y poderosa columna al mando del general VICENTE BARRIOS por la extrema derecha, debía cruzar el monte del Sauce y aparecer sorpresivamente en el Potrero Piris a la retaguardia enemiga.
3° La columna mandada por el general VICENTE BARRIOS debía unirse con la división al mando del general FRANCISCO ISIDORO RESQUÍN, que atacaría por el flanco izquierdo, encerrando a los aliados en un anillo de acero.
4° Al salir del monte del Sauce en el Potrero Piris la columna del general VICENTE BARRIOS, éste debía avisar por medio de chasque al coronel JOSÉ EDUVIGIS DÍAZ, que mandaba la columna que marcharía sobre el flanco derecho de los aliados, y éste debía disparar un cohete.
5° Al oír el cohete, la artillería mandada por el coronel JOSÉ MARÍA BRUGUEZ, debía disparar un cañonazo a cuyo estampido comenzaría el ataque general.
6° El ataque debía llevarse al clarear el alba con el fin de tomar por sorpresa a las tropas aliadas.
El plan del mariscal López era arriesgado y temerario, pero si resultaba con éxito, estaría en inmejorable posición para negociar la paz con los aliados, pues en TUYUTÍ, quedaría sepultado el grueso de 50.000 hombres del ejército de la Triple Alianza. Y el 24 de mayo, fue el día de la batalla más grande de América.
Desgraciadamente se cruzaron varios factores imprevistos.
La columna del general Barrios llegó a Potrero Piris recién cerca del medio día. En esos instantes las tropas aliadas ya estaban en aprestos de rutina de combate. Por lo tanto el factor sorpresa, se perdió.
Aún en esas condiciones a las 11 y 55 rasgó el cielo el cohete del coronel Díaz y sonó el cañón del coronel Bruguez. Unos instantes después las columnas de los CORONELES DÍAZ e HILARIO MARCÓ, cayeron sobre las líneas aliadas compuestas por brasileños y uruguayos. Mientras la columna del GENERAL RESQUÍN atacaba el flanco defendido por los argentinos. El ataque llevado por 22.000 soldados paraguayos, era contenido dificultosamente y fue el general Osorio el que salvó el trance. Movilizó todas las reservas y las mandó a sostener a las unidades más comprometidas. El general Resquín, en vez de correrse hacia la izquierda en un movimiento envolvente conforme al plan del mariscal López, se embretó con las unidades argentinas y no pudo cumplir su objetivo. Tampoco el general Barrios en los bosques de acceso al campo de Tuyutí, debido a que libró un recio combate con las tropas brasileñas en el Potrero Piris. Se empeño en una batalla campal que fue una carnicería.
A las 4 y 30 de la tarde cesó el fuego en todas las líneas, replegándose las fuerzas paraguayas a sus posiciones. Nuestras bajas superaron los 6.000 muertos, y más de 7.000 heridos; los aliados tuvieron más de 8.000 bajas entre muertos y heridos.
Se hicieron serios cargos a los GENERALES BARRIOS y RESQUÍN por la conducción de sus divisiones ese día. Mientras que los CORONELES JOSÉ EDUVIGIS DÍAZ y JOSÉ MARÍA BRUGUEZ, fueron premiados con los entorchados de Brigadier General.
Según opinión de expertos militares, un factor que contribuyó al fracaso de la operación en Tuyutí, fue la falta de previsión del mariscal López de establecer una reserva de 5.000 hombres, a fin de lanzarlos sobre los aliados, cuando estos estaban más golpeados, lo que hubiera cambiado el curso de la batalla... y tal vez de la guerra.
Las consecuencias de la BATALLA TUYUTÍ para el Paraguay fueron transcendentales por los siguientes motivos:
1° Quedó destruido el mejor ejército de la República, y
2° A partir del 24 de mayo los aliados adquirieron una superioridad numérica que pesaría durante todo el resto de la guerra.

DIVULGACIÓN DEL TRATADO SECRETO DE LA TRIPLE ALIANZA
A comienzos de 1866, el FOREING OFFICE, que había obtenido una copia por intermedio de su ministro en Montevideo dio publicidad al Tratado de la Triple Alianza. Su conocimiento provocó un verdadero escándalo internacional. Toda la prensa argentina y parte de la uruguaya condenaron el acto. También elevaron su voz de protesta Perú, Chile, Ecuador, Colombia, y Bolivia. El presidente de Bolivia, general MARIANO MELGAREJO no solo protestó, sino que además ofreció al mariscal López su ayuda con una columna de 12.000 bolivianos.

BATALLAS DE YATAITY CORÁ, BOQUERÓN Y SAUCE
En YATAITY CORÁ se desarrolló la primera batalla después de Tuyutí. Este combate sucedió el 13 DE JULIO DE 1866, donde una columna mandada por el general Díaz, castigó severamente a los argentinos.
Con el objeto de obligar a los aliados a atacar las posiciones paraguayas, el mariscal López resolvió amenazar la izquierda enemiga. Hizo abrir una trinchera en el Potrero Sauce, desde la cual era factible enfilar con la artillería el atrincheramiento brasileño.
La nueva trinchera se hallaba dividida en dos sectores: BOQUERÓN y SAUCE.
El 16 DE JULIO DE 1866, la IV División brasileña mandada por el general Souza atacó la posición defendida por un fuerte destacamento paraguayo comandado por el coronel ELIZARDO AQUINO.
BOQUERÓN se convirtió en un verdadero desfiladero de la muerte, donde los aliados perdieron allí 2.000 hombres. En el lado paraguayo se tuvo una baja sensible: El coronel ELIZARDO AQUINO cayó herido, muriendo después. Antes de morir el coronel Elizardo Aquino fue ascendido a Brigadier General.
El 18 de julio se reanudó la lucha, esta vez tuvo por escenario la TRINCHERA DE SAUCE, donde el general Díaz mandaba las tropas paraguayas. Los aliados realizaron varios asaltos, siendo rechazados con muchas pérdidas. Los aliados perdieron en esta ocasión alrededor de 5.000 hombres.
YATAITY CORÁ, BOQUERÓN y SAUCE constituyeron un serio escarmiento para los aliados, y levantaron la moral del ejército paraguayo.

CONFERENCIA DE YATAITY CORÁ
El 3 DE SETIEMBRE DE 1866, el cuerpo de ejército brasileño mandado por el Barón de Porto Alegre atacó y tomó la posición de Curuzú creando una amenaza para las posiciones paraguayas de Curupayty y Humaitá.
Según opinión del historiador Julio César Chaves, el mariscal López, inmediatamente mandó construir trincheras, para defender la posición en Curupayty y tuvo además una idea feliz: propuso al general Mitre una conferencia de paz, esperando ganar tiempo necesario para concluir las obras de fortificación. Otros historiadores afirman que el pedido de la conferencia, ya fue porque se sentía acorralado por las fuerzas aliadas, es decir, una medida desesperada.
El 12 DE SETIEMBRE DE 1866 se llevó a cabo la entrevista entre el MARISCAL FRANCISCO SOLANO LÓPEZ y el GENERAL BARTOLOMÉ MITRE.
El mariscal López hizo la aclaración sobre los motivos que llevaron a declarar la guerra al Imperio del Brasil y la República Argentina, además de estar abierto a tratar de encontrar el camino a una paz duradera y discutir las cuestiones de límites que estaban pendientes.
El general Mitre respondió que siempre votaría por la paz, pero sólo según las condiciones del Tratado de Alianza. Continuó diciendo que por sí solo no podía responderle, que eran los gobiernos de la alianza los que debían dar una respuesta definitiva.
El general Mitre llevó la propuesta de paz a los gobiernos de la Triple Alianza. El gobierno argentino se mostró favorable para que se negociara con el Paraguay y si era necesario se prescindiera de las estipulaciones del Tratado Secreto. Por su parte el Emperador del Brasil, don Pedro II, rechazó todo intento de negociar con el mariscal López y dio instrucciones al comandante de sus ejércitos de no tratar con el mariscal López bajo ninguna condición. Ante la posición brasileña, la paz era imposible y siguió su curso hasta la destrucción total del Paraguay.

BATALLA DE CURUPAYTY
Al fracasar el intento de paz planteado por el gobierno paraguayo, la guerra siguió su curso. El comando aliado había decidido atacar las posiciones paraguayas de Curupayty el 17 DE SETIEMBRE DE 1866, pero ese día y los tres siguientes llovió torrencialmente, por lo cual el comandante de la escuadra brasileña, el ALMIRANTE TAMANDARÉ, pidió al general Mitre, se postergara el ataque y ello resultó providencial para el ejército paraguayo.
Durante día y noche trabajaron los soldados paraguayos para la conclusión de la trinchera y las obras de fortificación. A medio día del 21 de setiembre, el general JOSÉ EDUVIGIS DÍAZ, informó al mariscal López, que las trincheras estaban listas para recibir al enemigo, declarando "si todo el ejército me trae el ataque, todo el ejercito quedará sepultado al pie de la trinchera".
La posición paraguaya estaba defendida por 5.000 hombres de las tres armas organizadas de la siguiente manera: 7 Batallones de Infantería al mando del comandante Antonio Luis González, 3 Regimientos de Caballería al mando del capitán BERNARDINO CABALLERO, 2 Baterías de Artillería.
El general JOSÉ EDUVIGIS DÍAZ, era el Comandante en jefe.
Las fuerzas aliadas comandadas por el general BARTOLOMÉ MITRE, estaban compuestas de 20.000 hombres, divididos de la siguiente forma: 10.500 brasileños, al mando del BARÓN DE PORTO ALEGRE, 9.500 argentinos, al mando del GENERAL BARTOLOMÉ MITRE. Además contaban con el apoyo de toda la Escuadra Imperial, al mando del ALMIRANTE TAMANDARÉ.
El 22 DE SETIEMBRE DE 1866, fecha inmarcesible para las armas paraguayas, a las siete y media de la mañana se inició el violento bombardeo de la escuadra brasileña que prosiguió todo el día. Al medio día se dio la señal para el ataque terrestre aliado dividido en cuatro columnas, que debería atacar dos por el centro y dos por los flancos de la línea paraguaya, cuya derecha se apoyaba en el río Paraguay y la izquierda en la Laguna Méndez.
Cuatro horas aproximadamente duró la batalla.
Las sucesivas cargas de las tropas aliadas lanzadas al ataque fueron destrozadas. El número de bajas aliadas se calculó entre los 9.000 y 10.000 hombres. Las fuerzas paraguayas tuvieron cerca del medio centenar de bajas. Las consecuencias del triunfo de las armas paraguayas se pueden sintetizar en los siguientes puntos:
- La moral de los paraguayos fue elevada y se fortaleció la fe en una posible victoria.
- En el orden militar, paralizó al ejército de la alianza, que demoró un año en recobrar el ánimo.
- En la Argentina estallaron rebeliones en contra de la política de guerra del gobierno.
- El general Bartolomé Mitre, abandonó para siempre el campo de batalla, incumpliendo su promesa de estar "en tres meses en Asunción".
- También el general Venancio Flores abandonó el teatro de operaciones, dejando en su reemplazo al general Castro. Unos años más tarde el general Flores, moriría asesinado en las calles de Montevideo.
- En lo político, se abrió una profunda disidencia entre los aliados que se irá profundizando con el tiempo. (Prueba de ello fue la firma por separado de los tratados de paz y límites con el Paraguay en 1872, 1873 y 1876 respectivamente).
Meses más tarde, a inicios del año 1867, el VENCEDOR DE CURUPAYTY, el general JOSÉ EDUVIGIS DÍAZ, murió a consecuencia de las heridas que le provocó una bala de cañón, que recibió la canoa en la cual estaba realizando observaciones del movimiento de la escuadra aliada.
Después de la BATALLA DE CURUPAYTY, para observar las posiciones de las tropas paraguayas los aliados implementaron el uso de globo aerostático, se incendió el 30 de diciembre de 1866. Pero más adelante los brasileños lo volvieron a utilizar. Los paraguayos quemaban los pastizales con el fin de entorpecer cualquier observación de las líneas paraguayas de los globos aerostáticos.

OTROS INTENTOS POR ALCANZAR LA PAZ
El primer intento fue a través del gobierno de los EE.UU, por intermedio de su ministro en Asunción, CHARLES WASHBURN, que ofreció su mediación sugiriendo la reunión para una conferencia de paz en Washington. Los gobernantes de Argentina y del Uruguay se mostraron favorables a la propuesta norteamericana, pero el DUQUE DE CAXIAS, representante del Imperio del Brasil, cumpliendo órdenes de su gobierno, condicionó la negociación al retiro del mariscal López del Paraguay, condición que fue rechazada de plano por el embajador norteamericano Charles Washburn.
El segundo intento de gestión de paz se debió a la iniciativa del Secretario de la Legación de Gran Bretaña en Buenos Aires de Mr. GERALD FRANCIS GOULD, quien visitó el campamento paraguayo para pedir que se permitiese la salida al exterior de los ingleses que residían en el Paraguay. Además aprovecho la oportunidad para ofrecer su mediación al Mariscal, para ello redactó unas condiciones que "él sabía que los aliados iban a aceptar".
Ellas eran:
1° los poderes aliados reconocerán la independencia del Paraguay,
2° las cuestiones de límites serán sometidas a arbitraje,
3° los ejércitos aliados se retirarán del territorio paraguayo,
4° no se demandará indemnización por gastos de guerra,
5° el Presidente López, concluido el tratado de paz, se retirará a Europa dejando el mando al vicepresidente, según las prescripciones de la Constitución.
El mariscal FRANCISCO SOLANO LÓPEZ las aceptó y también lo hicieron el gobierno argentino y uruguayo. Pero una vez más el Emperador del Brasil don Pedro II, rechazó la posibilidad de la celebración de una paz honrosa, declarando que la única condición para la celebración de la paz era la deposición de López.
Es importante mencionar la apertura en aras de una paz honrosa que una vez más demostró el gobernante paraguayo, inclusive aceptando abandonar el Paraguay.
Un hecho que dejó profunda impresión en el pueblo paraguayo, fue la muerte del corresponsal de "EL SEMANARIO" don NATALICIO DE MARÍA TALAVERA ALARCÓN, acaecido el 11 DE OCTUBRE DE 1867, en el Cuartel General de Paso Pucú.

BATALLA DE ISLA TAJY
En ISLA TAJY o PARÉ-CUE, estaban reunidos una importante cantidad de efectivos brasileños compuesto de 18 Regimientos y 6 Batallones que venían de San Solano, y el 3 de octubre de 1867, el sargento mayor BERNARDINO CABALLERO, con tan sólo dos Escuadrones del Regimiento 7, dos Escuadrones del Regimiento 15, al mando del capitán MANUEL MONTIEL, dos Escuadrones del Regimiento 31 mandados por el capitán MATÍAS GOIBURÚ, el Regimiento 13 al mando del sargento mayor CRESCENCIO MEDINA y el Regimiento 8, al mando del sargento mayor CABALLERO, atacó al grueso del ejército aliado y se empeñó en un reñido combate que duró tres horas.
No obstante la inferioridad numérica, los paraguayos iban arrollando a los brasileños, y aunque se vieron obligados a retirarse, contraatacaron con tanto ímpetu, que al final los brasileños, que también sufrieron grandes pérdidas, desistieron de su propósito. El campo de batalla quedó en manos de los paraguayos.

BATALLA DE TATAJYVÁ
El sargento mayor BERNARDINO CABALLERO, al frente de algunos regimientos de caballería, recibió la misión de desalojar a las fuerzas aliadas compuestas de 24 regimientos y 10 batallones, que había ocupado el paso de TATAJYVÁ, a tres millas de HUMAITÁ, amenazando las comunicaciones terrestres paraguayas. Según registra el historiador y héroe de la Guerra del 70, coronel JUAN CRISÓSTOMO CENTURIÓN: "Intervinieron en la batalla de Tatajyvá, los Regimientos 7, 23, 31, 13, 30 y 8, al mando respectivamente de los Capitanes MANUEL MONTIEL, ÁNGEL CASTILLO, MATÍAS GOIBURÚ los Sargentos Mayores, CRESCENCIO MEDINA, ANTONIO OLAVARRIETA y BERNARDINO CABALLERO, éste último, jefe de toda la caballería"
El sargento mayor CABALLERO ordenó cargar a sable y lanza, el 21 DE OCTUBRE DE 1867, se libró una enconada batalla que duró más de cuatro horas. Cuando las tropas aliadas recibieron refuerzos, viéndose amenazada la retaguardia paraguaya, el sargento mayor Caballero se vio obligado a atacar de frente para romper el cerco, saliendo airoso de la difícil situación. Según el coronel Thompson, el sargento mayor Caballero " durante todo el trayecto marchó siempre rodeado y peleando brazo a brazo durante la retirada-, hasta alcanzar la protección de los cañones de Humaitá. Continúa relatando el Coronel Thompson "las pérdidas paraguayas sitúa entre 400 muertos y 150 heridos".

BATALLA DE POTRERO OBELLA
El 29 DE OCTUBRE DE 1867 conforme a los planes trazados por el mando brasileño, 5.000 brasileños al mando del general JUAN MANUEL MENNA BARRETO, atacaron la entrada de POTRERO OBELLA defendida con tenacidad por 300 paraguayos comandados por el capitán JOSÉ GONZÁLEZ, quien pereció heroicamente en su puesto de honor.
Luego de tres horas de encarnizado combate y solamente cuando los brasileños lograron rebasar las posiciones paraguayas, mediante una picada abierta en el bosque que salía a la retaguardia, los atacantes quedaron dueños del campo de batalla, no sin antes haber sufrido también grandes pérdidas. Los brasileños tuvieron 9 oficiales y 76 soldados muertos y fueron heridos 23 oficiales y 287 soldados. En lado paraguayo cayeron en el combate el capitán JOSÉ GONZÁLEZ y 80 soldados, además 49 heridos cayeron prisioneros.

SEGUNDA BATALLA DE TUYUTÍ
El 3 DE NOVIEMBRE DE 1867, el mariscal FRANCISCO SOLANO LÓPEZ dispuso el ataque a las posiciones aliadas de Tuyutí. Para ello encomendó la operación al general VICENTE BARRIOS, que a la cabeza de 9.000 hombres atacó las posiciones aliadas, capturando la artillería que debía ser remitida al campamento paraguayo.
Las fuerzas paraguayas cayeron al alba sobre el campamento aliado, con el entusiasmo de siempre al grito de ¡Viva la Patria! cargando a la bayoneta y sembrando a su paso el campo de cadáveres. Pero en el asalto a los almacenes y depósitos, se perdieron tiempos preciosos, que permitieron a los aliados reorganizarse y contraatacar a las fuerzas paraguayas que se batían en retirada.
El alférez FLORENTÍN OVIEDO realizó la hazaña de apoderarse de un cañón rayado Witworth de gran calibre, que quedó empantanado, que luego fue rescatado por el general JOSÉ MARÍA BRUGUEZ, que lo presentó al mariscal López como el más valioso trofeo de la batalla. El general Barrios, en vez de acudir con su reserva, permaneció impasible, siendo su conducta muy criticada.
Perdimos en la acción 2.250 hombres, sangría muy elevada a ésta altura de la guerra. El mariscal López acordó a los atacantes la medalla de "a los bravos de Tuyutí". El brigadier general VICENTE BARRIOS fue ascendido a General de División, siendo el primero que alcanzaba este grado después del mariscal López. Los tenientes coroneles AVELINO CABRAL y BERNARDINO CABALLERO ascendieron a Coronel. El sargento mayor VALOIS RIVAROLA ascendió a teniente coronel, igual caso sucedió con el capitán de corbeta REMIGIO CABRAL, que ascendió a capitán de fragata.
Según el historiador paraguayo Juan E. O'leary durante la ceremonia de ascensos, ocurrió algo inédito en la historia de las armas paraguayas. "El mariscal López después de señalar sus méritos ante numerosos jefes y oficiales, prendió sobre el pecho del Alférez Oviedo la cinta de que debía pender la medalla, aún no fundida de Tuyutí y le entrego sus despachos de Teniente 2º. Prestado juramento de ley, le otorgó la Estrella de Caballero de la Orden Nacional del Mérito y le volvió a entregar su despacho de Teniente 1º. En medio del asombro de los presentes, repitió de nuevo el juramento de ley para ser reconocido en su nuevo cargo, recibiendo acto seguido su nombramiento de Comandante del Batallón 27. No podía darse una distinción mayor: Dos ascensos, una condecoración y la jefatura de una batallón en un solo día".
.
Fuente: LA GUERRA CONTRA LA TRIPLE ALIANZA
1864 -1870 -1ª PARTE.
Por CÉSAR CRISTALDO DOMÍNGUEZ
© Editorial El Lector,
Asunción-Paraguay 2010.
.
Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada