Recomendados

martes, 15 de junio de 2010

CÉSAR CRISTALDO DOMÍNGUEZ - LA CAMPAÑA DE MATO GROSSO / Fuente: LA GUERRA CONTRA LA TRIPLE ALIANZA 1864 -1870


LA CAMPAÑA DE MATO GROSSO
12 de diciembre de 1864 al
11 de julio de 1867
Por CÉSAR CRISTALDO DOMÍNGUEZ
(Enlace a datos biográficos y obras
En la GALERÍA DE LETRAS del
www.portalguarani.com )
.
LA CAMPAÑA DE MATO GROSSO
INICIO DE LAS OPERACIONES MILITARES
El primer objetivo militar establecido por el general Francisco Solano López, fue el del Alto Paraguay, conocido como la CAMPAÑA DE MATO GROSSO, para ello fueron aprestados los buques "TACUARÍ", "YGUREY", "PARAGUAY", RÍO BLANCO", "YPORA", las chatas "INDEPENDENCIA" y "AQUIDABÁN" y el patacho "ROSARIO".
El 12 de diciembre de 1864, el presidente de la República firmó un decreto designando comandantes de las expediciones que estaban por salir en dirección al Estado brasileño de Mato Grosso para iniciar las operaciones militares de la guerra. El coronel VICENTE BARRIOS, fue nombrado Comandante de la División de Operaciones del Alto Paraguay y como 2° Comandante el teniente coronel FRANCISCO GONZÁLEZ; el coronel FRANCISCO ISIDORO RESQUÍN, fue nombrado como Comandante de la Columna de Operaciones sobre la Villa Miranda y el Río Mbotetey y 2° comandante al capitán BLAS ROJAS. Al capitán de fragata PEDRO IGNACIO MEZA, como Comandante de la expedición a Dourados y Río Brillante.
Antes de ponerse en marcha hacia el Alto Paraguay, las tropas formadas en columnas recibieron la visita del Presidente de la República, general Francisco Solano López, quién llegó acompañado de sus edecanes. Las tropas le aclamaron con entusiasmo y luego escucharon una vibrante arenga de despedida que a continuación transcribimos:
"Soldados: Mis esfuerzos para el mantenimiento de la paz han sido estériles. El Imperio del Brasil, poco conocedor de vuestro valor y entusiasmo, os provoca a la guerra: la honra, la dignidad nacional y la conservación de los más caros derechos nos mandan aceptarlas. En recompensa, de vuestra lealtad y largos servicios he fijado la atención en vosotros, eligiéndolos entre las numerosas legiones que forman el Ejército de la República, para que seáis los primeros en dar una prueba de la pujanza de nuestras armas, recogiendo el primer laurel, que debemos agregar a aquellos que nuestros mayores pusieron la corona de la patria en las memorables jornadas de Paraguarí y Tacuarí. Vuestra subordinación y disciplina y vuestra constancia en las faltas me responden de vuestra bravura y del lustre de las armas que a vuestro valor confío. Soldados y Marinos: Llevad ese mismo voto de confianza a vuestros compañeros que en nuestras fronteras del norte han de unirse a vosotros, y marchad serenos hacia el campo del honor y recogiendo la gloria para la patria y honra para vosotros y vuestros compañeros de armas, mostrad al mundo entero cuánto vale el soldado paraguayo. Francisco Solano López.
En nombre de las tropas hablaron, para agradecer las palabras del presidente y prometer el cumplimiento del deber patriótico, el Comandante de la Expedición, coronel Vicente Barrios y el 2° Comandante, teniente coronel Francisco González. Luego el monseñor Palacios impartió la bendición apostólica a los soldados de la patria. La expedición salió de Asunción el 14 de diciembre de 1864, llegando a la Villa de Concepción el 16. El 26 de diciembre de 1864 en horas de la mañana fondeó la escuadra paraguaya al mando del capitán de fragata Pedro Ignacio Meza, con fuerzas de desembarco bajo la jefatura del Coronel Vicente Barrios, al sur del Fuerte Coímbra, primer objetivo de la expedición paraguaya. El coronel Barrios mandó desembarcar sus tropas en la margen izquierda del río para proceder a un reconocimiento ocupando posiciones estratégicas.

LA PRIMERA BATALLA DE LA GUERRA CONTRA LA TRIPLE ALIANZA
Al día siguiente 27 DE DICIEMBRE DE 1864, se iniciaron formalmente las hostilidades en Mato Grosso. Ese día la expedición comandada por el coronel Vicente Barrios, comenzó el ataque al fuerte de Coímbra, previa intimación que fue rechazada. Una vez que se recibió el rechazo brasileño, se inició el bombardeo que duró hasta la noche. Es importante reconocer que el Comandante paraguayo, buscó evitar el derramamiento de sangre, que ocurrió después.
El 28 de diciembre de 1864, se efectuó uno de los actos más audaces de la guerra contra la Triple Alianza: el asalto frontal a la poderosa fortaleza de Coímbra por fuerzas de infantería. Aunque no se tuvo éxito en esta primera tentativa, el ataque dio ocasión para un extraordinario despliegue de heroísmo, tanto sirvió para que el enemigo abandonara al día siguiente precipitadamente las poderosas fortificaciones ante el temor de una nueva embestida de las tropas paraguayas. El ejército paraguayo en esta ocasión perdió 200 hombres y registró un número mayor de heridos. Entre los muertos se encontraba el subteniente Juan Tomás Rivas, del Batallón N° 7, logró escalar dos veces el muro y murió acribillado de balazos en la segunda tentativa, lo mismo que el subteniente Manuel López. Con el subteniente Rivas penetraron el fuerte el sargento Laureano Sanabria y siete soldados, todos los cuales sucumbieron, a excepción del soldado Pedro Castellano, quién cayó prisionero gravemente herido. El coronel Vicente Barrios en su parte al general Francisco Solano López, informó lo siguiente: "El asalto fue ejecutado con toda la velocidad que recomiendan las ordenanzas y en vista de las grandes dificultades que impedían el paso, tanto por los defensores del Fuerte como por la naturaleza desventajosa del terreno ordené la retirada".
El coronel Portocarreiro, comandante del Fuerte, temeroso de una nueva embestida del ejército paraguayo, ordenó la evacuación esa misma noche. Las tropas brasileñas abordaron los buques "ANHAMBAI" y el "JAURU", y remontaron el Río Paraguay con destino a Albuquerque. El 29 de diciembre a primera hora desde las líneas paraguayas que estaban listas para el salto final, observaron que la bandera imperial había sido arriada y no había ningún movimiento de tropas. Una vez que las tropas del coronel Barrios lograron ingresar a la fortaleza, encontraron a dos heridos paraguayos, quienes se quedaron para dar noticias.
El día 29 de diciembre de 1864 ondeó el pabellón tricolor en lo más alto de la fortaleza de Coímbra. De este modo fue devuelta a la soberanía paraguaya esa porción de territorio que
había sido usurpada por los portugueses durante la Colonia en violación al Tratado de San Ildefonso de 1777. A sesenta y tres años del fallido intento del gobernador Lázaro de Rivera de reintegrar esa porción de territorio, el ejército de la República del Paraguay, lo cumplió aquel 29 de diciembre de 1864.
Simultáneamente a la caída de la Fortaleza de Coímbra, las tropas expedicionarias al mando del Coronel FRANCISCO ISIDORO RESQUÍN que habían salido de Villa Concepción, se apoderaron de la Villa Miranda. Al mando del teniente Narciso Ríos se adelantaron a la columna, entraron en la Villa que encontraron abandonada. La tropa y la población huyeron a los bosques ante la aproximación de las fuerzas paraguayas.
Sincrónicamente, también el día 29 de diciembre de 1864, la columna al mando del capitán MARTÍN URBIETA, atacó la Colonia Dourados. El teniente MANUEL MARTÍNEZ que comandaba la vanguardia intimó rendición al comandante de la Colonia de Dourados, teniente Juan Antonio Rivas, quien contestó que no podría aceptarla sin orden del Emperador del Brasil. Una vez que el Comandante de la Vanguardia paraguaya recibió la negativa de la rendición ordenó el ataque a la colonia. Después de una prolongada lucha, los defensores de Dourados se dispersaron dejando varios heridos y muertos, entre ellos el jefe de la Colonia.
En el asalto a la fortaleza de Coímbra actuaron tres Batallones de Infantería, dos Escuadrones de Caballería, dos Compañías de Zapadores y dos legiones de Artillería, con efectivo total de 2.440 hombres. En la Villa Miranda actuaron un Batallón de Infantería, dos Regimientos de Caballería y una legión de Artillería que totalizó 1.450 hombres. La fuerza efectiva que actuó en la colonia de Dourados constaba de 365 combatientes, integrados en dos Escuadrones de Caballería, una Compañía de Infantería, y una Compañía de Zapadores.
Informado el coronel VICENTE BARRIOS del rumbo que tomaron los fugitivos de Corumbá, envió una expedición al mando del teniente de marina ANDRÉS HERREROS, con los barcos "YPORÁ" y "APA", a los cuales se les agregó el "TACUARÍ" y el "MARQUÉS DE OLINDA".
A las 2 de la tarde del 6 de enero de 1865, el "Yporá" dio alcance al "Anhambai" a la altura del río San Lorenzo. La persecución se extendió por seis leguas, hasta que el barco paraguayo le dio alcance cerca del cerro Caracará.
El "Anhambai" embicó en un paraje llamado Alegre e inmediatamente fue abordado por los paraguayos, la tripulación fue tomada prisionera casi en su totalidad. La baja paraguaya más importante fue la muerte del teniente GREGORIO BENITES. Por parte de los brasileños las bajas fueron más significativas debido a la muerte del Comandante del "Anhambai" José Alves Guimarães, además del comisario Fiuza y el doctor Albuquerque.
El teniente Andrés Herreros llegó hasta el puerto de Sará en el río San Lorenzo, y mando al "Apa" a explorar este río hasta San Bento. Viendo la falta de agua para avanzar más adelante retrocedió hasta el puerto de Dourados, donde encontró al "Tacuarí" y al "Marqués de Olinda". Allí había gran parque de municiones y de pólvora, que el teniente Andrés Herreros se propuso transportar en sus barcos.
El día 10 de enero de 1865, fue un día aciago para la Marina de Guerra paraguaya, debido a que una explosión en el arsenal de Dourados, llevó la vida del teniente Andrés Herreros, uno de los jefes más meritorios y de gran futuro en la Marina de Guerra del Paraguay, fallecieron además el alférez Pablo Garay y veintitrés soldados, que volaron hechos pedazos.
Según el coronel Juan Crisóstomo Centurión, testigo calificado de los hechos de la guerra del 70, afirmó del teniente Andrés Herreros lo siguiente: "La afabilidad de su carácter le hizo simpático a todas las personas que lo han tratado y conocido, y la bondad con que manejaba a las tropas, le ganó la voluntad y simpatía de éstas".
Continuando con las operaciones en el Alto Paraguay, a primera hora del 2 de febrero de 1865, el gobierno paraguayo dispuso el envío de refuerzos a Coímbra. Para ello fue designado el buque "YPORÁ" para el transporte de una compañía de artilleros y remolque a la goleta "INDEPENDENCIA" cargada de vitualla para las tropas expedicionarias comandadas por el coronel Vicente Barrios.
El "Yporá ", fue el barco que capturó al "Anhambai, regresó a Asunción conduciendo trofeos y prisioneros, y durante su permanencia en el puerto de la capital fue muy visitado por los asuncenos. Las dos banderas tomadas en Coímbra fueron exhibidas en las celebraciones religiosas en la Catedral. También fueron expuestos en el Cuartel de Lanceros los cañones arrebatados al enemigo.

EL REGRESO TRIUNFAL DE LOS JEFES DE LA EXPEDICIÓN AL ALTO PARAGUAY
El periódico "El Semanario", dio la noticia que en el buque "Tacuarí" fueron traídos en gran número a Asunción los esclavos negros, que fueron abandonados por sus propietarios en Mato Grosso y fueron rescatados por la fuerzas nacionales "casi muertos de hambre por los desiertos y montañas". Se informó además que estos esclavos estaban en completa libertad y habían sido distribuidos en distintos establecimientos para trabajar en sus respectivas especialidades como jornaleros.
El primer acto de redención del gobierno paraguayo se había cumplido, se habían recuperado los territorios que históricamente fueron reivindicados por el Paraguay, y además se cumplió con un papel humanitario muy importante, que fue la liberación de los esclavos encontrados en Mato Grosso.
El 26 de marzo de 1865, retornó a Asunción, el coronel VICENTE BARRIOS, Comandante de las Tropas en las Operaciones en el Alto Paraguay, siendo recibido en el palacio por el mariscal Francisco Solano López, quien lo congratuló vivamente por la forma airosa en que cumplieron su deber, y en premio de su actuación lo ascendió a Brigadier General.
En reemplazo del general VICENTE BARRIOS fue designado Comandante del Distrito Militar del Alto Paraguay, el teniente coronel HERMÓGENES CABRAL y como Segundo fue nombrado el capitán BLAS ROJAS. Para sustituir al coronel FRANCISCO ISIDORO RESQUÍN en la comandancia del Distrito Militar de Mbotetey, fue elegido el sargento mayor MARTÍN URBIETA y como Segundo el sargento mayor JOSÉ FLEITAS.
En junio de 1867, las fuerzas paraguayas que custodiaban Mato Grosso y el Alto Paraguay estaban distribuidas de la siguiente manera: Corumbá, 460 hombres, de los cuales 165 estaban embarcados en los buques "Salto del Guairá", "Anhambahy" y el "Río Apa", que constituían la Estación Naval del Alto Paraguay, al mando del capitán ROMUALDO NÚÑEZ, que también comandaba el Salto del Guairá. El teniente coronel HERMÓGENES CABRAL era el Jefe de todas las fuerzas del Alto Paraguay y comandaba el Batallón 27, una legión de artillería al mando del teniente 2° JUAN B. BÓVEDA y el 2° Escuadrón del Regimiento 9 de Caballería, al mando del alférez MANUEL DELGADO y en el Distrito Militar del Mbotetey, seguía el sargento mayor MARTÍN URBIETA.
El 10 de junio de 1867, desde Cuyabá se inició la operación que tenía por objetivo desalojar a las fuerzas paraguayas de Mato Grosso. Se formó una fuerza de 3.000 hombres al mando del teniente coronel Antonio María Coelho y el 13 de junio realizaron un ataque fulminante a la fortaleza de Corumbá, centro de ocupación paraguaya en el Alto Paraguay.
Los brasileños realizaron una operación sorpresa, teniendo en cuenta que la mayor parte de la guarnición estaba afectada por la viruela.
El teniente coronel HERMÓGENES CABRAL, murió en el ataque. También fallecieron el padre YDOYAGA y ciento sesenta hombres de tropa.
El capitán ROMUALDO NUÑEZ asumió la Jefatura del comando del Alto Paraguay, quien a bordo del “SALTO DEL GUAIRÁ” libró una de las últimas batallas con la flotilla brasileña en el río San Lorenzo, el 11 de julio de 1867, terminando así la campaña del Alto Paraguay, con la reconquista del Mato Grosso por las fuerzas imperiales.
.
Fuente: LA GUERRA CONTRA LA TRIPLE ALIANZA
1864 -1870 -1ª PARTE.
Por CÉSAR CRISTALDO DOMÍNGUEZ
© Editorial El Lector,
Asunción-Paraguay 2010.
.
Visite la GALERÍA DE LETRAS
del PORTALGUARANI.COM
Amplio resumen de autores y obras
de la Literatura Paraguaya.
Poesía, Novela, Cuento, Ensayo, Teatro y mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada